403 hugs

Arroz con pollo

por Gabriel Viernes 12 de junio del 2020
Gabriel, vino a casa para principios de abril con un proyecto solidario que quería traer al equipo de futbol, para ver si había voluntad para desarrollarlo. En qué consistía?
A través de su esposa Viviana, entramos en contacto con unas Hermanas que daban ayuda muy limitada de alimentos (mortadela y algunas salchichas que recibían de una donación semanal) a más de 50 familias de su barrio. En pocas semanas entramos a organizarnos, hicimos un relevamiento de necesidades y combinamos esfuerzos y contactos. Lentamente, todo fue dando sus frutos.
Nos juntamos no menos de 10 en primera instancia, poniendo plata, y a puro contagio, empezamos a recibir ayuda económica de nuestros amigos que se copaban con la idea que pusimos sobre la mesa.
Cuál fue esa idea movilizadora. 
La cuarentena estaba destruyendo la “economía de la calle”, las changas, el laburo del día, la plata de los trapitos, etc etc. y vimos que podíamos asumir el compromiso de cocinar 1 día a la semana, solo ese compromiso… para ayudar en algo a esta gente que se dificultaba conseguir el sustento diario. Así fue que comenzamos nuestros primeros pasos.
Compramos los primeros alimentos, y con 3 discos, en el fondo de la casa de Gabriel, hicimos el primer arroz con pollo. Fue el jueves 23/04, donde logramos cocinar y empaquetar más de 100 porciones. Al día siguiente, fuimos a la casa de las hermanas Nelly y Gilma (que pertenecen a una ONG que se llama ABC Prodein), y juntos distribuimos los alimentos.
Fue un éxito total. Sólo fue un plato de comida, fue poco a nuestro entender en función de todas las necesidades que pasan estas familias. Se puede hacer mucho más, sin dudas. Pero los que más recibimos fuimos nosotros, entre los agradecimientos y bendiciones de la propia gente, nos afirmaba que el camino era el correcto.
Nuestros contactos nos permitieron conseguir entrar en el plan del Banco de Alimentos de Rosario, conseguimos más ayuda económica, y ahora los viernes no solo entregamos lo que cocinamos los amigos de “Semillero” (el nombre del equipo de futbol que nos identifica), sino que entregamos bolsones de comida, y atendemos algunas otras necesidades extras como abrigo, ropa y hasta la donación de una garrafa para una familia que habían sido robados por delincuentes.
Por eso, cuando uno ayuda y se solidariza con el que menos tiene, no tengo dudas que recibimos mucho más a cambio de lo que damos. La solidaridad y hacerlo con amigos, es algo maravilloso.




Más Historias

por Shearsby Ian  0

por James Lambert  0

ELLOS ESTÁN SIEMPRE PRESENTES

por EVA NOEMI FERNANDEZ  16

Verónica la ama de casa y auxilar

por Verónica Botti  2

Percevera vida cotidiana.

por Paula Tubaro  1

Adoptar en tiempos de covid

por María Belén Pascual  3

Anillo perdido

por Carolina orellana  1

Que nos volvamos a ver

por Maria  5

Eliseo 400 días en aislamiento por leucemia

por Tania Valeria Buitrago  5

Conversando con migo.

por MARCELA  1